Vida académica

Dos colegiales licenciados en catequética

Dos colegiales licenciados en catequética

Miércoles, 24 Enero 2018

En la tarde del 24 de enero dos colegiales completaron con éxito sus estudios de licencia en Catequética, en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Pontificia Salesiana. Acompañados de familiares, compañeros de clase, sacerdotes hermanos de sus diócesis y colegiales, Eduardo Lorenzo García y Joaquín Sarrión García defendieron sus tesinas ante sendos tribunales de profesores de su especialidad, todos ellos salesianos. Ambos colegiales obtuvieron el “voto pieno” por sus trabajos.

“Catequesis educadora de la comunidad cristiana con los adolescentes” fue el título de la tesina que defendió Eduardo. El tribunal lo formaban el director de la tesina, Ubaldo Montisci -profesor de Iniciación Cristiana y Primer Anuncio- el censor de la misma José Luis Moral -titular de pedagogía religiosa- y Francesco Casella -titular de Historia de la Educación y la Pedagogía- que fue el presidente. Destacó el tema, no muy tratado por los estudios catequéticos, y la profundidad con que fue abordado en sus 238 páginas. Un nuevo concepto, “nueva evangelización educativa”, quedó consagrado en la tesina, lo que sirvió a los profesores para animar al colegial alicantino a profundizar en los estudios comenzados.

Con el título “Identidad y formación del catequista «de/con» jóvenes”, Joaquín presentó su tesina, que concluía con una propuesta práctica para la formación de los catequistas de su archidiócesis de Valencia. El tribunal estuvo compuesto por el director de la tesina, José Luis Moral antes mencionado, el censor de la misma -Corrado Pastore- profesor de Catequética y Escritura -, y el presidente, Stefano Tognacci -profesor de Psicología, Psicobiología y Neurociencia-. Los profesores destacaron la organización del material en las 156 páginas de la tesina, y el diálogo con el alumno se centró en los criterios de formación de catequistas y cómo llevar a cabo en la práctica esta propuesta.

Sus compañeros colegiales, que durante tres cursos han compartido con ambos licenciados vida y afanes, les acompañaron y compartieron la alegría de ver coronado el trabajo que todos esperamos que dé frutos de vida eterna en sus diócesis, a las que regresan ya con destino pastoral.